viernes, 4 de noviembre de 2011

The Origins of the Dragon - Prologo

Hace muchos años, tenía un sueño recurrente. No eran seguidos. Imaginaos, por un momento, una puerta hacia otro mundo en vuestro propio portal o en algún sitio de casa. Da igual el lugar. En mi caso era el portal de casa.  No exactamente era al entrar, sino en pequeño rincón. Si traspasabas aquel lugar, entrabas a otro totalmente distinto, un mundo nuevo con edificios blancos. Al cabo de un tiempo aquel agujero interdimensional, se hizo más pequeño. No podía traspasarlo. Se estaba cerrando. A partir de ahí deje de soñar. Lo olvide. Crecí. Aun así, el recuerdo sigue en mi memoria.
Un buen día el sueño regreso. Si, los sueños suelen volver en los momentos más inesperados. Al despertar o dentro del mismo sueño acabas diciendo “Esto no era así” y otras cosas más. Esto les sucede a aquellas personas que lo recuerdan cuento despierta. Yo los recuerdo. Mas este último, porque se hizo realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario